El Centro de Investigación en Biotecnología Alimentaria de la UBU estará a pleno rendimiento en septiembre, tras una inversión de 5 millones de euros - Edhinor
16658
single,single-post,postid-16658,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

01 jun El Centro de Investigación en Biotecnología Alimentaria de la UBU estará a pleno rendimiento en septiembre, tras una inversión de 5 millones de euros

Está dotado con equipamientos científicos-tecnológicos punteros, cuenta con una planta piloto industrial de fabricación de alimentos, 17 laboratorios, almacenes, un animalario y salas de investigación

El Centro de Investigación en Biotecnología Alimentaria (CIBA) de la Universidad de Burgos (UBU) estará a pleno rendimiento en septiembre, tras una inversión de 5 millones de euros, según señaló hoy durante su presentación el decano de la Facultad de Ciencias y director del parque cienfico de la UBU -donde se vincula el CIBA-, Gonzalo Salazar.

Según estimó, la capacidad de los laboratorios será de entre “40 y 50 investigadores” y precisó que en la actualidad, ya están equipados dos laboratorios a los que los investigadores acuden “a ratos”. La previsión, dijo, es que la próxima semana pueda estar operativo un tercero y que “en el mes de julio puedan estar ocupados todos”.

Se trata de un edificio financiado con fondos europeos Feder y proyectado con el propósito de ser “centro referencia internacional” para investigadores de ciencias, química y tecnología de los alimentos. El vicerrector de Infraestructuras de la UBU, Juan Manuel Manso, aseguró que se trata de la “mayor” inversión en investigación que se ha hecho en la historia de la UBU.

El inmueble está dotado con equipamientos científicos-tecnológicos punteros y cuenta con una planta piloto industrial de fabricación de alimentos, además de 17 laboratorios, almacenes, un animalario y salas de investigación para los científicos. Cuenta con una superficie útl de 2.180 metros cuadrados.

La empresa Hib fue la adjudicataria del suministro e instalación de los laboratorios del CIBA, cuyo proyecto consistió en el desarrollo integral de los laboratorios, de su animalario y de sus salas clasificadas. Así, el proyecto consistió en el equipamiento con mobiliario de laboratorio metálico, sistemas de servicios, columnas y paredes técnicas, y vitrinas de gases de última generación, así como las instalaciones asociadas de los laboratorios.

En concreto, el CIBA cuenta con 17 laboratorios y una planta piloto industrial de fabricación y procesado de alimentos, Tecnologías de elaboración de bebidas, Laboratorio de procesado de derivados de cereales, Ingeniería de alimentos, Ingeniería de Bioprocesos, Laboratorio de cromatografía, Investigación y análisis de compuestos volátiles, Microbiología, Bioquímica y Biología Molecular y laboratorio de cultivos celulares, además de almacenes, un animalario y salas de investigación para los científicos.

Los laboratorios permitirán diversificar e incrementar las líneas de investigación que se realizan en algunos laboratorios de la Facultad de Ciencias y además, la creación de nuevos servicios de apoyo a la investigación del resto de grupos de la Universidad o de otros centros de investigación. Se está trabajando en el catálogo de servicios que complementará a la investigación transversal que se podrá realizar en el centro gracias a las nuevas tecnologías que en él se están instalando.

Al acto asistieron también el todavía rector Alfonso Murillo y su equipo, el electo Manuel Pérez Mateos, los responsables de la empresa constructora Edhinor y los arquitectos que intervinieron en la construcción del edificio, Juan Miguel Martínez Contell y María Dolores Contell. El CIBA posee dos elementos arquitectónicos singulares, que son la escalera y la fachada vegetal, un muro transparente y verde que se funde con la vegetación del entorno.

DOSSIER EXPLICATIVO DE LA OBRA